Roberto Zudo, natural de Lugo, ingresó ayer noche en el cuartel de la Guardia Civil de dicha localidad, acusado de un delito de desacato a la autoridad, debido a lo que el mismo calificó como “un desafortunado malentendido”.

Roberto transitaba por la nacional que une Lugo con La Coruña buscando un club de alterne, que le habían recomendado esa misma mañana llamado El lechoncito feliz, cuando atisbó a lo lejos una mancha de luces azules que parpadeaban y pensó que por fin lo había encontrado.

Llevado por la ilusión Roberto pisó un poco más de la cuenta el acelerador, haciendo saltar un radar de velocidad. Pero al llegar a las luces pudo comprobar que no se trataba de su destino sino de un dispositivo de la Guardia Civil con varios coches apostados en la orilla de la carretera y con más de diez agentes realizando controles a varios conductores que se encontraban parados.

Motivado por la desilusión, al pedir el agente que bajara la ventanilla y confirmarle este que había excedido los límites de velocidad, Roberto se le escapó decir, “cago en to, yo venía buscando otra clase de putas”, “pensaba que iba a follar, pero no contaba con que me dieran por culo”.

Ante semejante barbaridad el agente le pidió que se bajara del vehículo, lo metieron en un coche patrulla y lo llevaron al cuartel más cercano, donde ha pasado la noche a la espera de ser llevado ante el juez, que decretará el tipo de sanción que le corresponde.