Pablo Casado, no para de buscar su propia identidad para desmarcarse de los líderes emblemáticos que le han prececido, como son José María Aznar y Mariano Rajoy.

Primero fue la barba, que aunque más de uno pensó que era para parecerse a Rajoy, lo cierto es que terminó pareciéndose a Alberto Garzón, y ahora como si se tratara  del emblemático personaje de Star Trek, “Spock”, ha querido establecer un saludo oficial para todos los integrantes de sus filas y ha elegido la conocida peineta.

Entre el resto de los dirigentes del PP, la propuesta ha sido acogida con gran entusiasmo, y alguno se ha aventurado a decir que como banda que son, lo único que les faltaba era un saludo oficial.

Al ser cuestionado por esto, Casado se ha referido a la prensa en un tono bastante distendido con frases del tipo, “qué pasa colegitas”, “renovarse o morir chavales” o “luego nos vemos en el bar del congreso y os invito a unas birritas” y acto seguido ha dicho, “ahí os quedáis pringaos” y ha ofrecido al respetable una visible peineta.