Isabel Díaz Ayuso ha confesado esta misma mañana a una feligresa de la parroquia donde acude a misa, que visita la Iglesia los domingos porque le ayuda a no pensar en los pecados que comete durante toda la semana.

“La presidenta de la Comunidad de Madrid ha encontrado gran consuelo en la fe y acude a misa con regularidad. Además, cuenta con el apoyo incondicional de sus compañeros de partido y amigos ricos y cercanos. Junto a ella, acude un señor calvo y bien vestido que la espera en la puerta de la Iglesia en un deportivo”. Añadió la simpática señora.

Algunos vecinos de la zona, aseguran haber visto como el señor que acompañaba a la presidenta le entregaba justo antes de bajar del coche un gran fajo de billetes. En el pueblo se rumorea que es para echar una limosna al cepillo.

Por otra parte, también hemos podido oír en el pueblo que los domingos que Isabel Díaz Ayuso acude a misa, el párroco se emborracha justo después de confesarla y los lunes no acude a la parroquia al tener una resaca de “mil demonios”.