Albert Rivera no termina de ubicarse después de haber dejado el cargo de presidente de Ciudadanos, ahora busca encontrar su lugar en el mundo, sin demasiado éxito, dicho sea de paso.

Rivera no debió medir bien las consecuencias de su acto ejemplar y en este momento se encuentra solo y desamparado, sin ningún lugar fijo al que acudir por las mañanas. Hay quien afirma haberlo visto deambulando solo, cerca de las oficinas donde tiene su sede la formación morada.

En Cabronews hemos querido indagar un poco en este asunto y hemos puesto a trabajar a Francisco Tilla, uno de nuestros reporteros más despiertos, el cual ha averiguado que el señor Rivera, víctima de su aburrimiento está planeando una cena de empresa a la que solo acudira él. Ante tal sorpresa hemos querido saber más y hemos conseguido unas palabras en exclusiva de Rivera. Son estas:

“Esta gente ya no quiere saber nada de mí, parece que lo estaban deseando los muy……”, “ni siquiera me han dejado comprar un décimo del número del gordo que llevan en la oficina, y les va a tocar, con mi suerte seguro que les toca”. “A la cena de empresa tampoco me han invitado”, “pero bueno yo estoy organizando mi comida de empresa particular, aunque de momento solo me he apuntado yo”, “¿tu quieres venir?”, nos pregunta un desesperado Rivera mientras nos alejamos muy despacito andando hacia atrás con el micro extendido aún.