El éxodo de madrileños huyendo a las playas andaluzas durante el fin de semana no pasa desapercibido, según nos ha contado nuestro reportero gaditano, Manolo Tolarte, 9 de cada 10 ciudadanos procedentes de la capital española llenan los chiringuitos a pie de playa intentando expresarse en andaluz para tratar de no ser detectados por el resto de ciudadanos andaluces.

La mayoría son descubiertos al pedir cañas de Mahou cuando es bien sabido por todos los andaluces que por el sur la cerveza que se bebe es Cruzcampo. Al parecer también se han visto madrileñas vestidas de gitanas para pasar desapercibidas.

Os dejamos en exclusiva las declaraciones de Antonio Candela, dueño de un chiringuito acerca de lo vivido estos últimos días en Conil (Cádiz), una de las playas más frecuentadas por los madrileños en estos momentos:

“Es increíble, se creen que somos tontos y no nos damos cuenta que no son de aquí, uno de ellos me pidió un bocadillo de calamares, otro una Mahou, otra apareció vestida de flamenca…”

“Otra cosa que me sorprendió es que no entendían mis chistes y que nunca venían al bar de 16:00 a 18:00, imagino que a esa hora estarían durmiendo la siesta”, ha manifestado Antonio a nuestro reportero.